Vintage Music Home
    [login_form]

Habana de Mi Amor, Armando Orefiche

Songs:

01 Habana de Mi Amor (Bolero)
Artist: Armando Orefiche
Songwriter: Armando Orefiche
02 A Mi Primer Amor
Artist: Armando Orefiche
Songwriter: Armando Orefiche
03 Rendez-Vous en Madrid
Artist: Armando Orefiche
Songwriter: Armando Orefiche
04 Almendra (Almond)
Artist: Armando Orefiche, Leonardo Timor
Songwriter: Abelardo Valdez
05 Mi Noche Sin Luna
Artist: Armando Orefiche
Songwriter: Orefiche, Arias
06 Rumba Azul
Artist: Armando Orefiche
Songwriter: Armando Orefiche
07 Rumba Argentina
Artist: Armando Orefiche
Songwriter: Armando Orefiche
08 Colombiana
Artist: Armando Orefiche
Songwriter: Armando Orefiche
09 Cariñosamente (Bolero)
Artist: Armando Orefiche
Songwriter: Armando Orefiche
10 Carnaval del Urugay
Artist: Armando Orefiche
Songwriter: Armando Orefiche
11 Chino Li Wong
Artist: Armando Orefiche, Arnaldo Pérez Brito
Songwriter: Armando Orefiche
12 Mesié Julián
Artist: Armando Orefiche, Coco Fernández
Songwriter: Armando Orefiche

Armando Orefiche. Nacido en La Habana el 5 de junio de 1911, Oréfiche sale de Cuba por primera vez en 1932, cuando desde España, Ernesto Lecuona solicita la orquesta del Teatro Encanto, que él había dirigido antes.

En la Madre Patria, Armando Orefiche trabaja varios meses con Lecuona, reeditando aquellos días habaneros en que hacían ejecuciones a dos pianos en el Principal de La Comedia… Cuando Lecuona enferma y regresa a Cuba, la orquesta permanece en España bajo la dirección deArmando Orefiche, quien convierte sus actuaciones en verdaderos espectáculos.

Sergio Vermel, el sagaz director artístico del hotel Excelsior de Venecia, descubre en Logroño aquel grupo de inusitada sonoridad y lo contrata para el exclusivo Lido veneciano, intuyendo el encanto que ejercerían sus cálidos ritmos sobre el público europeo.

El 3 de julio de 1934 llegan a la romántica ciudad como los Lecuona Cuban Boys, en reconocimiento a quien los había llevado a Europa y para llevar un nombre más acorde con las exigencias de la vida nocturna de la época. Del Lido pasan a Zurich y de allí se lanzan a la gran aventura, a París, la plaza más apetecida por todos. Y la más temida, porque de su buena o mala acogida dependía todo.

La Ciudad Luz ya se deleitaba con la música cubana gracias al quehacer de figuras como Eliseo Grenet, Moisés Simons y sus arrebatadores “Mamá Inés” y “El Manisero”. El teatro Empire, que solo recibía a grandes como Chevalier, había acogido sin reparos a la orquesta de Don Azpiazu, que según Carpentier había llegado para desalojar definitivamente la música americana de los dancings parisienses.

orchard_50x38

Favorites

  • Your favorites will be here.

Apple

Spotify

Genre