Home

RUTH FERNÁNDEZ

RUTH FERNÁNDEZ

 

Conocida como “El alma de Puerto Rico hecha canción”, Ruth Fernández nació en el barrio Bélgica de Ponce, el 23 de mayo de 1919, hija menor del matrimonio de Santiago Fernández y Rosa María Cortada. Perdió a su madre a los seis años y tanto ella como sus cuatro hermanas quedaron al cuidado de su abuela Adela, una médium espiritista ante quien desfilaba la aristocracia ponceña. De niña estudió piano y en la Escuela Superior organizó su propio grupo musical, amenizando los programas escolares.

Comenzó a cantar como profesional en la estación de Radio WPRP y la WPAB de Ponce, ganando 50 centavos diarios. Sus interpretaciones fueron escuchadas por Mingo y sus Whoopee Kids, la orquesta más popular de ese momento y a los 16 años era contratada como cantante principal de la famosa agrupación portorriqueña, recorriendo durante los años posteriores todo el país, cantando en los principales casinos, centros nocturnos, fiestas patronales y bailes. Su primera grabación fue para el sello Columbia, obteniendo tal éxito que supuso obtener su primer contrato para cantar en el Teatro Latino de Nueva York, donde el maestro de ceremonias y cantante Héctor del Villar, se refirió a ella como “El alma de Puerto Rico hecha canción”, mote que la seguiría el resto de su carrera.

Ruth Fernández fue la primera cantante femenina en una orquesta puertorriqueña que viajó por toda la isla en una guagua con 14 músicos y el director. Fue la primera contratada en el Metropolitan Opera House, la primera cantante latina de género romántico en presentarse en los países escandinavos, la primera en grabar con una orquesta norteamericana y la primera cantante en ser electa al Senado en su país. Fue además, una pionera en la lucha contra la discriminación racial. Fue amiga de Pablo Casals y tuvo su propio espacio de televisión, titulado “El show de Ruth Fernández”. Se retiró de toda actividad pública en la década del 2000, admitiendo sufrir Alzheimer. Murió el 9 de enero de 2012 en Santurce, Puerto Rico. El Gobierno de su país declaré tres días de duelo.