Vintage Music Home

YMA SUMAC

Biographie

Yma Sumac, Zoila Augusta Emperatriz Chávarri del Castillo (Ichocán, Perú, 10 de septiembre de 1922, Los Ángeles, Estados Unidos, 1 de noviembre de 2008), más conocida como Yma Sumac, transliteración del quechua Ima Sumaq («qué linda»), fue una cantante peruana de gran éxito internacional en los años cincuenta especialmente conocida por su inusual registro vocal, que llegó a abarcar cinco octavas.

Yma Sumac además se destacó por su belleza y exotismo, ya que afirmaba ser una princesa inca descendiente del emperador Atahualpa. Es la única peruana que tiene su nombre inscrito en el Paseo de la Fama de Hollywood.

Yma Sumac nació en Ichocán (Cajamarca, Perú) el 10 de septiembre de 1922, hija de Sixto Chávarri, descendiente de vascos , y Emilia del Castillo Atahualpa. Se dice que de niña trataba de imitar el canto de los pájaros, iniciándose así su pasión por el canto.

Después de que se descubrieran sus dotes de cantante a los trece años de edad, pasó a vivir a la ciudad de Lima. Su primera aparición en radio fue en 1942. Contrajo matrimonio con Moisés Vivanco, compositor y director de la banda, el 6 de junio del mismo año en Arequipa, a los pies del volcán Misti.

Usando el nombre artístico de Imma Sumack grabó como mínimo ocho canciones de folklore peruano en Argentina en 1944. En estas primeras grabaciones, para el sello discográfico Odeón, era acompañada por la agrupación de Vivanco «Compañía Peruana de Arte», integrada por 46 nativos danzantes, cantantes y músicos: «A tí solita te quiero», «El Picaflor», «La Benita», «Amor», «Amor Indio», «Waraka Tusuy», «Carnaval Indio», «Un Amor», «Mi Vida y La Tuya», «Te Quiero», «Cholo Traicionero», «Wifalitay», «El Payandé», «La Sirena», «Pariwana», «Mashiringa», «Melgar», «Andina», «Punchauniquipy», «Cholitas Puneñas», «Qué Lindos Ojos», «Virgenes del Sol», «Un Picaflor la Desangró».

En 1946 la pareja viaja a Nueva York donde se presentan como Trío Inca Taky, con Vivanco a la guitarra y Cholita Rivero, prima de Sumac, cantando como contralto y bailando. Algunos consideraron un engaño el que se proclamara descendiente del emperador Atahualpa y surgió el bulo de que había nacido en Brooklyn y que su verdadero nombre era Amy Camus, que en realidad es su nombre artístico deletreado al revés.

El 23 de mayo de 1946, el cónsul José Varela y Arias, en nombre del gobierno del Perú, certificó oficialmente «a mi buen entendimiento y en concordancia con las aserciones de autoridades en la historia de los incas y la historia peruana en general, Imma Summack es una descendiente del Inca Atahualpa».

En 1950 el matrimonio firmó un contrato con Capitol Records, compañía que comprendió el interés que en Estados Uidos se había despertado por las culturas exóticas tras la Segunda Guerra Mundial. De hecho, en sus actuaciones aparecía vestida como supuestamente lo haría una princesa inca según el gusto de Hollywood. Ese mismo año graba, con la producción de Les Baxter, Voice of the Xtabay, que fue un gran éxito.

Después grabaría con el director de orquesta Billy May. Su repertorio se nutría de canciones del folklore andino y de otras compuestas por su marido. En 1954 participa en la película El Secreto de los Incas, con Charlton Heston y Robert Young, donde interpreta los temas «Taita Inty», «Ataypura» y «Tumpa». En 1955 publica Mambo!, con ritmos afrocubanos. En 1956 aparece en la película mexicana «Música de Siempre», donde escenifica «Chuncho» y al año siguiente lo hace en «Omar Khayyam», con Cornel Wilde.

A principios de los sesenta, con su popularidad en declive en Estados Unidos, consiguió hacerse popular en la Unión Soviética donde en 1961 Yma Sumac grabó un disco en directo acompañada por la Orquesta Sinfónica del Teatro Bolshói. Una década después, en 1972, grabó un disco de rock, Miracles. Durante los años siguientes continuó actuando, aunque esporádicamente, en Estados Unidos, Perú y Canadá. En 1987 grabó el tema «I wonder» con el productor Hal Willner para el disco Stay Awake, con versiones de varios artistas de temas de películas de Disney.

En los años noventa se volvió a escuchar su voz en anuncios publicitarios y películas, apareciendo por ejemplo su tema «Ataypura» en la película El gran Lebowski de Joel e Ethan Coen.

El 2 de mayo de 2006, después de tres décadas de alejamiento y contando con 84 años de edad y gracias a la iniciativa de la Asociación Cultural Romanza, retornó al Perú para recibir una serie de condecoraciones del Gobierno de este país y otras autoridades y organizaciones culturales. La soprano permaneció durante quince días en el país, visitando Cuzco y Machu Picchu. El 2 de abril de 2007, volvió al país para una presentación acompañada por el joven guitarrista de catorce años Daniel Rojas Pardo.

En su larga trayectoria se destacaron piezas exóticas como «Ataypura», «Chuncho», «Taita Inty», «Gopher Mambo», «Montana», «Incacho», «Tumpa», «Xtabay», «A La Molina», «El Cóndor Pasa», «Goomba Boomba», «Jungla», «Jivaro» o «Vírgenes del Sol». Algunos cantantes han reconocido su influencia, como el francés Bernard Lavilliers, quien reconoce las influencias musicales «latinas» de los discos de Yma Sumac que sus padres le habían dado en la década de los 50. Más modernamente, es citada por la cantante Vanessa Paradis en el tema Joe le taxi (1987) o por el español Guille Milkyway, que tiene una canción titulada: «La nueva Yma Sumac».

Yma Sumac falleció el en Los Ángeles el 1 de noviembre de 2008 tras seis meses de lucha contra el cáncer de colón. Por deseo de la cantante y de sus parientes más cercanos fue inhumada en Hollywood, donde había pasado 60 años de su vida.