Vintage Music Home

RUTH FERNÁNDEZ

Biographie

Conocida como «El alma de Puerto Rico hecha canción», Ruth Fernández nació en el barrio Bélgica de Ponce el 23 de mayo de 1919, hija menor del matrimonio de Santiago Fernández y Rosa María Cortada.
Al cumplir seis años murió su madre y ella y sus cuatro hermanas quedaron al cuidado de su abuela Adela, medium espiritista ante quien desfilaba la aristocracia ponceña. En Ponce hizo sus estudios elementales, secundarios y superiores. De niña estudió piano y participaba en actividades escolares y comunitarias, donde ya daba muestras de su vocación artística y su talento en desarrollo. En escuela superior organizó su propio grupo musical y amenizaba programas escolares.

A los 14 años Ruth Fernández empezó a cantar como profesional en la estación de Radio WPRP y WPAB de Ponce, sin haber pasado por la etapa de aficionada, ganando 50 centavos diarios. Sus interpretaciones fueron escuchadas por Mingo y sus Whoopee Kids, la orquesta más popular del momento, y a los 16 años fue contratada como cantante principal de la famosa agrupación puertorriqueña. Durante ocho años recorrió Puerto Rico cantando en los principales casinos, centros nocturnos, fiestas patronales y bailes.

Su primera grabación fue para el sello Columbia. A raíz de la gran popularidad de este disco en 1941 obtuvo su primer contrato para cantar en el Teatro Latino de Nueva York. Fue allí donde el cantante y maestro de ceremonias, Héctor del Villar, se refirió a ella con el mote que la habría de conocer en adelante.

Durante la Segunda Guerra Mundial y el conflicto de Corea, Ruth Fernández participó en varias giras artísticas para entretener a los soldados en bases de Puerto Rico y el Caribe, incluyendo a St. Thomas, Jamaica, Curazao, Trinidad, Santa Lucía, Antigua, Panamá y Cuba.

Ruth Fernández fue pionera en variados campos del arte: primera cantante femenina en una orquesta puertorriqueña, viajando por toda la Isla en una guagua con 14 músicos y el director; fue la primera intérprete de música popular en ser contratada por el Metropolitan Opera House; la primera cantante latina del género sentimental romántico en presentarse en los países escandinavos; la primera en grabar con una orquesta norteamericana; así como la primera cantante en ser electa al Senado de su país.

Ruth Fernández ha sido, además, pionera en la lucha contra el discrimen racial. Lo había vivido en carne propia, particularmente en sus comienzos, cuando tenía nueve años y junto a otras cuatro jovencitas formaba parte de un grupo folclórico. Recuerda que las invitaron a participar en un espectáculo y la maestra le dijo que no podía ir porque era fuera de la escuela y su abuela no la dejaría ir. Más tarde se enteró que la verdadera razón era por el color de su piel.

Ruth Fernández cantó para la estación de radio de la CBS, en un programa transmitido de costa a costa de los Estados Unidos. Dio un concierto en el Carnegie Hall de Nueva York, con espectaculares reseñas en los diarios neoyorquinos, y ha representado a la Isla en casi todos los países de América Latina y en muchos de Europa, incluyendo Italia, España y Francia. En Noruega fue contratada por tres semanas y se quedó cuatro meses. A Cuba iba todos los años a hacer una temporada en el Tropicana, el Teatro América y la estación de radio CMQ. En Cuba grabó la opereta «Cecilia Valdés», interpretando a la esclava Dolores Santa Cruz con unos hermosos sones afro.

Ruth Fernández se casó con el famoso pelotero ponceño Juan Guilbe y tras divorciarse de éste, se volvió a casar con Tito Henríquez, autor de «Bello amanecer», matrimonio que duró 14 años. Fue amiga de virtuosos músicos, entre ellos, Don Pablo Casals, quien le escribió la canción «Ven a mí» y de Jesús María Sanromá. También tuvo su propio espacio por televisión dentro del «Show de las 12» titulado el «Show de Ruth Fernández».

Fernández se retiró de toda actividad pública en la década del 2000. Admitía sufrir de Alzheimer, pero una estrevista de prensa en el 2010 se la presentó como alguien que solo padecía “momentos ocasionales de lucidez cándida”. Fernández murió el 9 de enero de 2012, en Santurce (Puerto Rico), tras sufrir un shock séptico y neumonía. El gobierno de Puerto Rico declaró tres días de duelo por su muerte. La premiada cantante y actriz fue enterrada en el Cementerio Civil de Ponce el 15 de enero de 2012.