Vintage Music Home

POTOTO Y FILOMENO

Biographie

Pototo y Filomeno es el nombre de una producción antológica en donde los excelentes humoristas cubanos Leopoldo Fernández y Aníbal de Mar hacen gala de sus cualidades de canto y sketchs, con todo un juego de palabras y ocurrencias muy similares a las que hicieron famoso a Trespatines.

Allá en los años cuarenta, cuando todavía no llegaban las grabadoras a la isla de Cuba y los programas de radio se hacían en vivo, se podía escuchar a Pototo y Filomeno, que eran personajes encarnados precisamente por Leopoldo Fernández y Aníbal de Mar, que más adelante dieron vida a Trespatines y a el Señor Juez respectivamente. Sus presentaciones posteriormente dieron inicio en un show de televisión en el año 1955 llamado «El Show de Pototo y Filomeno». Este show fue creado por el productor Álvaro de Villa.

El escritor Arturo Liendo Lazcano fue quien a finales de los años 50 se encargó de escribir los libretos de este dúo humorístico.

Junto con el grupo musical «Orquesta Melodias del 40», Pototo y Filomeno hicieron una grabación en 1957, en donde inmortalizaron sus parodias de temas de moda y viejas melodías, las cuales con letras jocosas, como «Carta a mamita» y «Ahorita va llover», al estilo de los cubanos de clase media baja, hacían reír a más no poder.

Con el disco «Yo pico un pan», al cual da título una pieza que es parodia y onomatopeya de esas controversias entre poetas guajiros, le dieron a Pototo y Filomeno su popularidad ante el público cubano. El disco salió para la radio y vitrola en 1957, y se hizo ganador de un disco de oro por las grandes ventas que obtuvo.

Leopoldo Fernández interpretaba a Pototo de manera magistral dentro de los cánones del teatro tradicional cubano y le estampó su sello artístico en este personaje. Pototo a diferencia de Trespatines, era el llamado jodedor cubano (el cotorreador, el tipo del cotorreo, el que bromea con la gente) y tenía al igual que Trespatines el hecho de utilizar el retruécano, el cambio de las palabras, pero no era igual, y el señor Juez pasa a ser Filomeno, y se crea la dualidad de Pototo y Filomeno en teatro, en televisión y en cine, en películas como ¡Olé Cuba! (de 1957) y en centros nocturnos como el cabaret Sierra y el cabaret Montmatre.

Se comenta que el apodo “Pototo” le fue impuesto a Leopoldo por Alvaro de Villa para una serie radial.

Algunas de las actuaciones grabadas de Pototo y Filomeno evidentemente han tenido muy poca divulgación fuera de Cuba, si no es que ninguna en algunos casos, tal es el caso de un programa de TV llamado «Los Ricachos», en donde Pototo y Filomeno asumían las personalidades de Juan Ramón y Domitilo, en compañía de un elenco estelar. El programa fue transmitido en Cuba por CMQ TV.

Estos actores humoristas tan aplaudidos y admirados acudían al canto como recurso para reafirmar su valía, y aun más, que lo hagan en el apogeo de la fama, es un hecho que explica por sí solo la sustancial, definitiva comunión que existe entre el humor y los ritmos