Vintage Music Home

BUDDY HOLLY

Biographie

Buddy Holly, Charles Hardin Holley (Lubbock, Texas, 7 de septiembre de 1936 – 3 de febrero de 1959), más conocido como Buddy Holly, fue un compositor y cantante estadounidense, uno de los más destacados pioneros del rock and roll.
Buddy Holly, en cuya familia había un gran interés por la música, aprendió a temprana edad a tocar el violín, el piano y la guitarra. En el otoño de 1949 conoció en el Instituto Hutchinson Jr. a Bob Montgomery, con el que poco después formó el dúo Buddy and Bob. El interés de Holley y Montgomery se dirigió al principio hacia la música country, pero, tras ver en 1955 actuar en directo a Elvis Presley, decidieron dedicarse al rock and roll.

Pocos meses después actuaron como teloneros del propio Presley, de Carl Perkins y Johnny Cash y, más tarde, de Bill Haley y sus Cometas. Gracias al éxito de estas actuaciones, Decca Records le ofreció a Buddy firmar un contrato para grabar varios temas en solitario, en el estudio de Owen Bradley en Nashville. Su primer single, Blue Days, Black Nights, apareció en abril de 1956. Aunque recibió comentarios elogiosos, las ventas no fueron demasiado buenas. A pesar de no ser un artista especialmente reconocido en éste género, en estas grabaciones (y en algunas maquetas anteriores) Buddy Holly se revela como un poderoso intérprete de rockabilly.

De regreso a Lubbock, junto a sus amigos Jerry Allison (batería), Joe.B.Malduin (contrabajo) y al guitarrista Nikki Sullivan, Holley formó un nuevo grupo, The Crickets, con el que grabó varios temas en el estudio de Norman Petty en Clovis (Nuevo México). Una de las canciones grabadas en estas sesiones fue That´ll Be The Day, inspirada en una frase que el personaje interpretado por John Wayne repite insistentemente en la película The Searchers (Centauros del desierto). Ocurría que Decca, propietaria de los derechos de las canciones grabadas en Nashville, ejercía el control de los temas durante cinco años, y no parecía querer dar demasiadas facilidades a la hora de una posible edición de las canciones por parte de otra compañía. Uno de los temas era That´ll Be The Day, canción rechazada por su primer productor, Owen Bradley, por considerarla «horrorosa», y que ahora se perfilaba como un hit en potencia al que Norman Petty veía un gran futuro.

Gracias a los contactos de Petty, Coral Records, empresa filial de Decca, contrató a Buddy Holly and The Crickets, editando la propia Coral los discos como The Crickets, mientras que Brunswick Records, otra subsidiaria de Decca, lo haría bajo el nombre de Buddy Holly. Los artistas eran exactamente los mismos en ambos casos pero la jugada le permitía a Petty sacar el doble de sencillos que los competidores, al tiempo que la exigencia hacía que el talento del tejano se expresara en toda su plenitud creativa. La canción That´ll Be The Day propulsó definitivamente a Buddy Holly y sus amigos hacia el éxito.

En otoño de 1958, Holly abandonó a The Crickets y comenzó una carrera en solitario, cuya primera parada fue en el Pythian Temple Studio de Nueva York, donde abordó junto a Dick Jacobs y su orquesta, una de las sesiones más memorables de la historia del rock.

De aquella tarde salieron perlas como Raining in my hearth o It does´t matter anymore, que serían grandes éxitos y que venían a representar el talento y versatibilidad del artista de Lubbock. Sin embargo, con problemas legales con su antiguo productor, Norman Petty, recién casado y con apuros económicos, emprendió una gira en solitario con otros destacados intérpretes, como Ritchie Valens, Dion and the Belmonts y The Big Bopper a principios de 1959.

En el curso de esta gira, Holly, Valens y The Big Bopper fallecieron en un accidente de aviación cuando la avioneta de cuatro plazas en la que viajaban, se estrelló en un campo de maíz en el estado de Iowa. La avioneta alquilada por Buddy Holly llevaba en el momento del accidente a Holly, a Big Bopper y Ritchie Valens, ya que originalmente era Tony Allsup quien viajaría en lugar de Valens, pero al término del último concierto se sortearon la plaza, saliendo ganador Valens.

La muerte de Buddy Holly, Ritchie Valens y Big Bopper (tragedia conocida como El día que murió la música) causó un gran impacto en su época. Las dramáticas fotografías del accidente dieron la vuelta al mundo, Elvis Presley envió un telegrama de condolencia desde Alemania; a su entierro acudieron numerosos artistas y disc jockeys del momento; su féretro fue llevado por sus antiguos compañeros de The Crickets y por Phil y Don Everly.