Vintage Music Home

20 años sin Frank Sinatra

20 años sin Frank Sinatra

Veinte años atrás moría de un ataque al corazón Frank Sinatra, “La Voz”, en Los Ángeles, su hogar por adopción. Arrastraba una serie de enfermedades como cáncer de vejiga, graves problemas respiratorios, neumonía y hasta un proceso de demencia que requirieron continuas internaciones. Según su esposa, poco antes de fallecer le habría susurrado “Estoy perdiendo”, toda una sentencia para un artista de una intensa vida emocional en donde triunfos y fracasos se sucedieron, al parecer, de manera inexorable.

Conocida la noticia de su fallecimiento, Las Vegas Strip quedó en penumbras, mientras que los casinos de Nevada y Atlantic City suspendieron las jugadas durante un minuto a modo de despedida.

Como cantante definió sin duda el personaje de crooner mejor que nadie y lo llevo al lugar de estrella. A los 19 años ganó un concurso de radio con el grupo vocal The Hoboken Four. El trompetista Harry James se había fijado en él y lo contrata para su Big Band, y allí será tentado por el trombonista Tommy Dorsey para que se sume a su orquesta, en 1940.

Hasta aquí Sinatra era un cantante de una calidad vocal natural y un encanto arrasador, pero fue con Dorsey donde desarrolló una particular manera de respirar y conectar hábilmente con la canción. Tomó del trombón su forma de fraseo y el manejo del silencio. Sinatra terminó por eclipsar a Dorsey que celoso le impuso condiciones bastantes duras de contrato y del que pudo zafarse gracias a haber firmado con el sello Columbia y comprar así su libertad; otra versión dice que el padrino de “La Voz”, el hombre de la mafia Willie Moretti, le puso a Dorsey un revólver en la cabeza y le dijo de manera convincente “Lo dejás ir o te mato”.

Nobleza obliga -y Dorsey lo recordaba muchas veces- “Se podía sentir la emoción que recorría el auditorio cuando ese jovencito se ponía de pie para cantar Stardust”. Mientras tanto, ya se había iniciado la sinatramanía: antes que ídolos como Elvis Presley o los Beatles y los Stones vivieran esos estados de exaltación, “La Voz” ya los conocía. El fenómeno se inició el 30 de diciembre de 1942, en el teatro Paramount, cuando las Bobby Soxers (las adolescentes) hicieron estallar el recinto. El éxito opacó incluso a la orquesta de Benny Goodman. La carrera musical de Sinatra tuvo fuertes altibajos, en ocasiones por problemas contractuales y en otros por problemas emocionales. Grabó alrededor de 1000 canciones, de los cuales 130 fueron hits.

Su primer álbum The Voice Of Frank Sinatra (1946) llegó al primer puesto y vendió 10 millones de copias en un año. Podríamos definirlo como un cantante popular excepcional; tenía un timbre suavemente dorado, cantaba con la música, sabía respirar la melodía, una dicción elegante, sin preciosismos y un magnetismo único. Hizo versiones de Presley, de los Beatles, de Simon & Garfunkel y de Joni Mitchell. Se movió siempre en varios frentes que incluso lo llevaron a trabajar con Duke Ellington. Retiros y regresos fueron mellando no sólo su popularidad, también su voz. Se hizo un artista de Las Vegas y una figura permanente en sus casinos. Se retiró en 1995 tras la conmemoración de sus 80 años con un concierto en el Shrine, de Los Angeles, con Ray Charles, Little Richard y Natalie Cole como invitados.

Tras sus primeras películas, se reveló como un actor dramático que lo llevó a competir nada menos que con Marlon Brando por papeles en películas como El hombre del brazo de oro (1955), donde “La Voz” hizo un insuperable personaje de drogadicto. Antes, en 1953, se lució en el personaje de Maggio, en De aquí a la eternidad, papel con el que ganó el Oscar al mejor Actor de Reparto. La historia cuenta que estaba convencido de que él debía encarnar el personaje de Maggio y trabajó mediante distintas influencias para que se lo diesen, hasta su esposa de aquella época, la hermosa Ava Gardner, intercedió para que logrará ese papel. Su período entre1953 y 1959, donde actuó en films junto a Rita Hayworth, Grace Kelly, Tony Curtis, Dean Martin, Shirley MacLaine, Kim Novak, fue el más creativo de su carrera filmográfica.

Tuvo cuatro matrimonios: Nancy Barbato, Ava Gardner, Mia Farrow y Barbara Marx y una infinidad de vínculos afectivos, entre los que sobresale su “noviazgo” con Lauren Bacall, por ejemplo.

Francis Albert Sinatra había nacido el 15 de diciembre de 1915 en la barriada de Hoboken, Nueva Jersey, en el seno de una familia italoamericana católica. Frank tenía modales suaves y una sonrisa y mirada entradora que no podían esconder del todo a un tipo duro y con mucha calle. Sus históricas versiones de My Way y New York, New York transmiten tanto porque revelan dos aspectos genuinos de él su determinación y su amor por su ciudad.

https://www.lapagina.com

 

14 mayo 2018 News

xxxx

Deja un comentario